fbpx

Probe and improve

Como meditar acostado

Índice

Tiempo de lectura estimado: 7 minutos

El mejor momento para aplicar una meditación acostado es apenas despertarse, tomarnos unos minutos para meditar en vez de levantarnos semi dormidos a empezar nuestro día sin ningún enfoque o postura firme para empezar bien nuestro día, esto es altamente beneficioso incluso si solo es por un pequeño minuto.

Para los budistas existen dos maneras de meditación: la del hijo en medio de la calma y el hijo en medio de la intranquilidad. Para llamarlos de manera abreviada los conoceremos como modo pasivo y activo por orden de aparición.

Cuando estamos en modo pasivo seria la meditación clásica de estar sentado o cualquier otra postura que no requiera estar en movimiento como estar acostado o de pie. Mientras que la activa se lleva a cabo en el movimiento de nuestra vida rutinaria.

Como sabrás notar llevar a cabo una meditación activa es algo más avanzado y se lleva a cabo en cualquier momento o lugar. Si no hemos pasado en la práctica a meditar en distintas posturas de la pasiva.

En primer lugar, debemos aprender a meditar de manera quieta sentados, parado y acostados no importa que sea frente a la computadora, esperando en una fila o antes de irnos a dormir.

Los budistas en su monasterio aprenden a meditar acostados cuando están a punto de dormir. Según investigaciones científicas llevadas a cabo, hacer esto es la mejor manera de irnos a dormir. Esto produce un estado relajado, nos quitamos todas las tensiones musculares del día, llevamos a cabo una respiración costo-diafragmática y el YI MWOT GO que es un sueño mucho más profundo, reparador y saludable. Al otro día estarás en mejor estado físico, emocional y enérgico.

Entonces para alguien que esta empezando a implementar la meditación en su vida, el hacerlo acostado es muy útil, más cuando hablamos de personas con afecciones emocionales y con poca energía. Si nuestras emociones están desordenadas en cualquier otra postura y momento podría ser difícil mantener la concentración que necesitamos.

Meditación en la posición del muerto o savasana

cat

El lugar para meditar acostado

Esta posición es tomada del yoga, es la manera más natural y beneficiosa para meditar acostado.

Como primer paso se recomienda buscar una superficie amplia, que supere el ancho y largo de nuestro cuerpo. Debes tener la sensación de estar flotando en el agua, que el tiempo transcurra de manera más lenta. Esto se recomienda para que tu cuerpo pueda estirarse todo lo que necesite, sin tener que distraernos por chocar con algo o que quede una parte de nuestro cuerpo en el borde, esto puede lograrse también con una sábana sobre el piso.

Postura para meditar recostado

Nos acostamos boca arriba con la columna recta en paralelo con los lados de la sábana o colchón.  Hay que sentirnos cómodos y estirados. Las piernas las separamos adecuadamente alineadas con la cadera. Las manos extendidas con 30 centímetros de distancia de la cadera con las palmas mirando hacia arriba. Con esto lograremos estar simétricos hacia ambos lados y equilibrados.

Posición de nuestros sentidos

Mantengamos los ojos abiertos mirando hacia arriba, pero sin concentrar la mirada en nada, si es difícil podemos simplemente cerrar los ojos. La lengua levemente inclinada detrás de la fila superior de nuestros dientes en el paladar.

Relajación muscular premeditación

Flexionamos los músculos de nuestras piernas con fuerza levantándolos unos centímetros en el aire como si fueran dos pilares de acero flotando en el aire. Los dejamos caer y descansar donde aterricen, lo más probable es que terminen en la misma postura que estaban y nuestros pies quedarían mirando hacia los lados. Debemos sentirlas cómodas y relajadas.

En segundo lugar, arqueamos la zona lumbar levantando la cadera unos centímetros y la tensamos junto con nuestras nalgas, bajamos y nos relajamos. En tercer lugar, arqueamos la espalda en su zona superior para que nuestra columna haga un arco sin que los hombros o glúteos se levanten, deben quedar anclados en la superficie donde nos encontramos acostados. De nuevo bajamos y relajamos la espalda. En cuarto lugar, apretamos los puños con fuerza, estiramos los brazos y los levantamos unos centímetros mientras los flexionamos lo más fuerte que se pueda por unos segundos, luego los dejamos caer y relajados.

Por último, sacudimos nuestra cabeza a los costados como si dijéramos no de forma suave. Cada vez más lento hasta quedar nuestro mentón perpendicular a la superficie mirando hacia arriba.

Consejos para meditar acostado.

Si estamos en un lugar que no entramos cómodos a lo largo sería conveniente doblar las rodillas, con la parte de la espalda baja contra la superficie bien apoyada. En caso que fuera incomodidad a los costados pongamos los brazos contra nuestras costillas rectos con las palmas hacia arriba. Si no podemos juntarlas enlazando nuestros dedos y dejándolos posar sobre nuestra pansa. Lo importante es quedar mirando boca arriba con nuestra columna fija sobre la superficie no importa que sea un sofá, el asiento de un transporte o una silla reclinable.

La respiración en la meditación.

Inhalamos aire por nuestra nariz hasta llenar nuestro pecho lo máximo que se pueda, aguantamos hasta sentirnos incomodos y exhalamos. Puede ser por boca o nariz y lo repetimos 3 veces, esto se le llama respiración costo-diafragmática, es sencillo ejecutarla acostados, se usa mucho para proyectar bien la voz en teatro, cantando o en un discurso. Es el método principal para la meditación. Para asegurarte que la estas ejecutando bien puedes poner tus manos sobre el abdomen y debes notar como al llegar el aire esté se va inflando. Siempre que nos llenemos de aire debe ser suavemente y lento, empujamos la barriga como si la estuviéramos llenando de aire, la inhalación debería rondar en tres segundos, más si no tenemos experiencia en ella ya que podríamos marearnos.

Cuando sentimos más de la mitad de nuestro abdomen lleno de aire, dejamos de inhalar por dos o tres segundos y la exhalación tratemos de que sea lenta por la nariz sintiendo como el aire pasa de nuestra pansa por toda la columna vertebral subiendo en una duración de no más de cuatro segundos.

Visualización en la meditación

Imagina como ese aire que inhalas transporta pequeñas partículas brillantes de energía, transportándose por tu cuerpo hasta llegar hasta 5 centímetros por debajo de tu ombligo en medio de tu vientre y columna vertebral. Esta energía ira recuperando cada parte de tu cuerpo.

Esto conlleva a tener que seguir estando con los músculos relajados examínalos en su posición como se sienten, toma más conciencia de tu cuerpo y atención. Siente como esta tu torso, cuello, cabeza y siente como se relajan completamente con cada respiración siente una gran paz y armonía física.

Meditando mientras resolvemos una pregunta.

Mientras hacemos esto podemos incorporar este ejercicio, preguntémonos ¿seguimos respirando? Esa palabra involucra muchas cosas ¿quién soy, ¿qué está haciendo mi cuerpo en este momento, como se generan los pensamientos que salen de mí, las emociones, necesito un nombre para saber quién soy? Entonces con plantearnos si seguimos respirando significa que seguimos vivos, no necesitamos ninguna identidad más, pueden hacerse esa pregunta o usar alguna palabra que involucre todo esto no importa mucho podría ser hasta ¿Hakuna Matata?

Cuanto más nos repetimos esto, se generaría una gran duda mental, muchas preguntas, tratando de ver algo invisible y hasta desencadenar pensamientos que no vienen al caso, tiene que llegar a un punto que no nos importe una respuesta y llegar a la fuente de nuestro propio ser. Con esto logramos limpiar nuestra mente de cualquier emoción y daño que este sufriendo, nos sentiremos más libres.

Casos en los que cuesta meditar acostado.

Este proceso mental no debe hacer que se nos tensen los músculos, regulemos la suavidad de lo que hacemos con primordial atención a nuestro cuerpo. Y repitamos el proceso hasta quedarnos dormidos. El único momento no indicado para hacer esto para algunos es cuando pasamos por un momento de furia o miedo, ya que estaremos en un modo del cerebro que se conoce como simpático y eso nos hace estar alerta, un proceso donde se desencadenan muchas reacciones químicas en el cerebro donde debemos prepararnos para huir o pelear, aunque no sea necesario, pero es un mecanismo antiguo que llevamos dentro. En ese caso es mejor hacer una actividad que te quite el estrés como salir a caminar, limpiar, cantar y respirar lento para bajar el flujo sanguíneo y hacerle entender a nuestro cuerpo que no estamos en peligro.

Meditación acostada para despertarse.

Como se dijo al principio del texto también podemos aprovechas antes de levantarnos completamente llevar a cabo, aunque sea por un minuto este tipo de meditación para cargarnos de energía. Notarás una gran diferencia y cambio de actitud a lo largo del día, a medida que repitas esto en el tiempo.

Fuente: Maestro del Dharma Hwansan Sunim.

También puede interesarte:

Tipos de crecimiento personal

Cuando hablamos de ello, sirve de guía para nuestra vida en general, el plantearnos nuestras metas, cómo alcanzarlas, que habilidades se necesitan y que hábitos necesitamos desarrollar. Esto influirá en áreas como nuestra carrera, educación, relaciones y superación personal. Por tanto, esto conectará todos los aspectos de nuestra vida para que se enlacen en armonía.
Cuando tenemos definido nuestro futuro obtenemos grandes beneficios ya que tenemos el control de nuestra vida y eso va a influir las decisiones que tomamos en el día a día. Ya que no podremos perdernos actuaremos en consecuencia de nuestro plan de crecimiento personal y buscaremos la manera de que esas decisiones nos lleven a nuestras metas. Le estaremos dando significado a nuestra vida y estaremos evitando grandes dosis de estrés e incertidumbre.

Leer más »

Señales de lo que lees no sirve a tu crecimiento personal

¿Eres un adicto al desarrollo personal? ¿Navega por la web en busca de su próximo subidón, el subsiguiente weblog con el último giro o la subsiguiente solución a sus necesidades de mejora privada?

Hay mucho para elegir. Quizás muchos miles de blogs que tratan sobre algún tema de superación personal llenen la blogósfera. Muchos serán abandonados al renunciar a su primer año. Muchos extras los cambiarán solo para perderse de vista en el camino de su carrera inaugural.

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

✅ Recibe bonificaciones y todas las novedades del blog de Probe & Improve 😎