fbpx

Probe and improve

¿Qué es el burnout? guía para prevenirlo este 2021

Índice

Tiempo de lectura estimado: 18 minutos

¿Qué es el burnout?

El síndrome de Burnout (quemado, fundido, agotado) fue descrito en 1974 por el psiquiatra Herbert Freudenberger y es definido como un proceso paulatino, por el cual las personas pierden interés en su trabajo, el sentido de responsabilidad y pueden hasta llegar a profundas depresiones que llevan a la muerte. [1] 

 

A medida que pasa el tiempo en nuestro trabajo podemos comenzar a tener una sensación de agotamiento a nivel mental y físico. Antes rendiamos más, si te está sucediendo eso tiene un nombre y se conoce cómo:

 

Burnout o síndrome de desgaste ocupacional (SDO)

 

Sos una persona enfocada en sus logros laborales, tenes metas bien claras y trabajas duro por cumplirlas, si sos asi podes correr riesgo de tener SDO, esto sucede seguido en nuestra vida profesional donde siempre existe la presión para hacer el trabajo en menos tiempo y con menos recursos.

Esto solo lo que hace es que estes trabajando a ciegas y no te das cuenta que paulatinamente te vas desgastando.

 

 Para ti tengo una buena noticia, el burnout es prevenible, además si ya has caído en él puedes reconocerlo para volver a centrarte de forma productiva y positiva en tu trabajo y vida.

 

Vamos a diferenciar el estrés del agotamiento:

 

Estrés es la sensación de presión debido a problemas y coacción, pueden ser: las expectativas que te pone tu jefe, la sensación de cuando te sientas a rendir un examen o una deuda. 

 

Algunas de estas cosas las podemos controlar y otras escapan de nosotros. Todas nos causan presión, y nos referimos a ellas cómo estrés, el cual es normal tenerlo en cierto grado.

 Podes terminar con irritación, insomnio y ansiedad. Cuando el nivel aumenta deriva en problemas mentales, físicos y emocionales

Eso es el agotamiento, mientras que el estrés es una carga leve que debemos llevar, obviamente no tanto si entrenaron su umbral de resiliencia

 

El agotamiento se define por:

 

“Sentirse debilitado, indiferente, desmotivado e incapaz de sobrellevarlo”

    



Correlación con los emprendedores

Ahora bien me dirán: “muy lindo Juan Pablo ya entendí qué es pero que tiene que ver conmigo esto que yo soy un emprendedor, soy autónomo o aspiro a serlo”

Ahí vamos mi amigo, el desgaste no solo se da porque tengas un jefe o compañeros de trabajo, si trabajas solo que es cómo muchos comienzan siendo emprendedores o con un grupo reducido de personas ¡puedes padecerlo!

No se que tan productivo eres pero en mi caso sucedió que tenía un trabajo temprano y apenas salía ya me lanzaba a trabajar en mi proyecto hasta la madrugada y luego me iba a dormir, ¡así las 24 horas del día, los 7 días de la semana! Ya se hay que ser super productivo para concentrarse tanto y mantenerte eficiente, bueno me sucede porque es algo que me apasiona pero tu cuerpo/mente lo va a sentir y necesitas cuidarlos, así que quítate el chip de sólo ver cómo mejorar tu emprendimiento y mejoramos tu salud ya que si estás bien vas a rendir más y vas a sacar más rápido adelante tu emprendimiento.

El Burnout es prevenible y curable

El agotamiento se puede prevenir, pero muchas veces no lo logramos porque estamos demasiado ocupados trabajando cómo para pararnos a pensar en él y detectarlo. 

Una gran parte del problema es el elevado número de horas que pasamos en el trabajo. 

Vamos a tomar cómo ejemplo Estados Unidos, 

 

 

Según una investigación de la organización Gallup, los adultos empleados a tiempo completo en los EE. UU. Informan que trabajan un promedio de 47 horas por semana, casi un día laboral completo más de lo que implica un horario estándar de cinco días de 9 a 5. De hecho, la mitad de todos los trabajadores a tiempo completo indican que normalmente trabajan más de 40 horas, y casi cuatro de cada 10 dicen que trabajan al menos 50 horas.

La semana laboral de 40 horas se considera ampliamente como el estándar para el empleo a tiempo completo y muchas leyes laborales federales, incluida la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, o “Obamacare”, utilizan este umbral para definir qué es un empleado a tiempo completo.[2]

Obviamente si partimos de que el agotamiento es proporcional a las cantidad de horas, despreciando que la conclusión del estudio fue que no importan las horas si el entorno de trabajo es agradable, si no fuera ese el caso a los trabajadores no les agradará pasar más de cuarenta (40) horas semanales en el trabajo.

 El promedio da de cuarenta y siete (47) horas. Sólo el ocho por ciento (8%) trabaja menos de cuarenta horas y el treinta y nueve por ciento (39%) trabaja más de 50 cada semana.

Para un profesional asalariado es peor, trabajan una media de 49 horas semanales, el cincuenta por ciento (50%) trabaja 50 horas o más a nivel internacional, esto hace que los estadounidenses sean unos de los que más trabajan en el mundo industrializado según “datos oficiales”. 

Esto conlleva a varias consecuencias graves asociadas con el agotamiento. Por ejemplo en el trabajo podrás ver una disminución de la productividad

 

A mayores niveles de agotamiento puede generar que los trabajadores se empiecen a sentir aislados y desesperanzados. Esto los puede llevar a la depresión, ansiedad o trastornos del estado de ánimo. 

A nivel individual, el agotamiento causa que no se destaquen para conseguir promociones y aumentos. 

Es irónico porque estas cosas son las que perseguimos y sin darnos cuenta nos provocan el agotamiento.

En una empresa esto puede ser grave. Los jefes deberían fijarse en que el agotamiento no sólo perjudica las relaciones, sino que incrementan los reemplazos porque los empleados van a buscar ambientes laborales más aceptables y si no es posible que consigan otra área tendrán a un empleado que odia su trabajo y hará todo lo posible por entorpecer el rendimiento de esa empresa. Además el coste del agotamiento es elevado, tenes que tener en cuenta que más vale prevenir que curar. Son muchos los riesgos asociados al agotamiento, pero con atención son previsibles.

Digamos que sos un buen profesional que va haciendo progresos para ascender o llegar a la meta que tengas propuesta.

Muy bien, pero cuidado vas a dar con una pendiente empinada al asumir  más responsabilidades, más horas y mayores objetivos.  Siempre tendemos a ceder, querer maximizar nuestra capacidad mental y aumentar el número de horas.

 Por eso es importante conocer los síntomas del agotamiento. Al aceptar más trabajo, el estrés crece hasta que no te queda energía para afrontar las metas que te pusiste.

Señales de agotamiento

Antes de llegar a ese nivel, mantente alerta por si ves las siguientes señales de alarma:

Improductividad

Todos los días te van a parecer improductivos, parece que estás girando en un bucle y que no consigues nada. Si te pasa esto varias semanas, sufres de agotamiento.

Fatiga constante 

Todos nos sentimos cansados y desmoronados de vez en cuando, pero si tenes una sensación constante de estar cansado, te resulta difícil organizar tus pensamientos y te resulta casi imposible hacer tu trabajo, es posible que padezcas burnout.

Actitud pesimista

 La gente que está con burnout tienden a desarrollar una actitud pesimista y negativa. Pasan de ver el vaso medio lleno a verlo medio vacío.  Incluso pueden sentirse infravalorados o creer que su trabajo no importa. 

Incapacidad de concentrarse

Otro síntoma relacionado es la disminución de la actividad cognitiva. Esto puede verse reflejado de distintas formas. La más común es la incapacidad de concentrarse. Otras son no identificar los problemas, una falta de creatividad al trabajar o cometer errores sucesivamente en el trabajo..

Aumento de conflictos

Todo esto puede repercutir en que aumenten los conflictos interpersonales. Lo que empieza cómo indiferencia puede derivar en conflicto cuando las fechas de entrega se aproximan y las relaciones se vuelven insostenibles. 

Adicciones

La gente decide que para sobrevivir al sentirse agotada, pueden confiar en el alcohol o las drogas, las medicaciones o malos hábitos alimenticios. Estas son formas improductivas de olvidarse de los problemas. En vez de enfrentarse a ellos. 

Problemas físicos

No es de sorprender que este tipo de conductas puedan hacer que la fatiga sea peor o aparezcan problemas físicos cómo dolores de cabeza, espalda o de estómago. 

Trabajo cómo algo negativo

 El último síntoma es ver el trabajo cómo una constante fuerza negativa de tu vida. Puedes tener la sensación de que siempre estás trabajando aunque no sea así. 

Puede que sientas miedo al tener que ir a trabajar. Puede que te resulte muy difícil empezar una vez que llegas y más de una vez te quedas en casa y decis que estás enfermo cuando no es verdad, o peor en medio del trabajo he vivido casos donde se hacen pasar por enfermos, hacen venir a emergencias para irse temprano del trabajo. 

Espero que te des cuenta de lo serios que son estos síntomas. Con un poco de esfuerzo, puedes aprender a identificarlos cuando aparezcan. Sin embargo, sé que estás ocupado.

Por eso te animo a que encuentres al menos alguien de tu confianza en el trabajo. Una persona íntegra que te vea a menudo.  Dile que hable contigo en privado si ve dos o más de estas señales. Una conversación puede alertarte y hacer que evites seguir el camino hacia el agotamiento.

 Si eres jefe, tienes que tomar esto en serio. Recuerda, complacerte es a veces el motivo de que la gente trabaje duro y se arriesgue a agotarse, así que estate pendiente de estas señales. 

El papel de la personalidad en el agotamiento

Cómo profesional, deberías hacer tiempo para retroceder de vez en cuando y evaluar tu nivel de estrés, para preguntarte si corres el riesgo de sufrir burnout . Pero hay algunas personas que tienen un mayor riesgo que otras. 

Esto se debe a la personalidad, el conjunto de rasgos inherentes o tendencias que definen quiénes somos. El tipo de personalidad varía mucho entre personas. Sabemos gracias a la ciencia que hay varios tipos de personalidad que aumentan o disminuyen las posibilidades de sufrir agotamiento. Vamos a ver varios ejemplos:

Excitabilidad

Todos contamos con esta característica. Se refiere a lo fuerte que suele ser nuestra respuesta ante el estrés. La gente con un nivel de excitabilidad bajo sabe poner buena cara al mal tiempo. No les molesta casi nada. La gente con un nivel más alto de excitabilidad sufre un mayor estrés que los demás, y tienen mayor vulnerabilidad al burnout. 

Personalidad del tipo A: Otro ejemplo es la de tipo A. Está persona tiene un alto nivel de competitividad, una gran sensación de ansiedad, y a veces, es difícil interpersonalmente. Este carácter puede favorecer la productividad y el éxito, pero hay un inconveniente. La gente con personalidad del tipo A tiene un mayor riesgo de tener alto nivel de presión sanguínea, enfermedades del corazón, y burnout.

Modelo de los cinco factores

Vamos a ver el popular modelo de personalidad de los cinco factores, son las cinco partes más comunes de nuestra personalidad en internet hay varios recursos disponibles y gratuitos para que lo midas, o puedes trabajar con un profesional de la evaluación de personalidad.

Vamos a ver cómo se relacionan con el agotamiento ocupacional

 

Extroversión 

 Las personas extrovertidas  tienen poca probabilidad de sufrir burnout porque les gusta hablar, sacar las cosas de dentro y enfrentarse proactivamente a su ambiente. Por el contrario la gente introvertida tiene mayor riesgo, ya que tienen las tendencia de guardarse todo 

Cordialidad o amabilidad

 Que es indirectamente proporcional a la probabilidad de sufrir burnout. La gente amable tiende a ser altruista, solidaria, y es probable que lidien con el estrés de una forma positiva y optimista.

Responsabilidad

 Nuestra sensación de deber y de cumplir nuestras obligaciones. Se aprecia una probabilidad mayor de burnout cuanto más nivel de responsabilidad se tenga, porque la gente se siente obligada a que las cosas salgan, aún en las circunstancias más duras.

Apertura

 Es la forma de describir la propensión a pensar de forma flexible, de forma abierta y disfrutar con nuevas experiencias. Esta característica se relaciona con el uso del humor para lidiar con el estrés, y en general, indica que es menos probable que la persona se centre menos  en situaciones  de alto estrés. La mayoría de las personas abiertas tendrán menos posibilidades de sufrir burnout .

Neuroticismo (personas neuróticas)

 Está íntimamente relacionado con el burnout, tienen a sufrir una elevada ansiedad y preocuparse,  y tienen una  predisposición general por los pensamientos negativos. Para la gente neurótica, el estrés  puede escalar en burnout fácilmente 

Lo bueno es que, aunque todos tenemos que cargar con nuestras responsabilidades, podemos aprender a conocerlas bien y manejarlas de forma proactiva. Puedes empezar a pensar en la lista que hemos visto. Evalúa tu personalidad para entender quién eres y alejarte del burnout. 

Cuando pensamos en evitar el burnout, lo primero en lo que deberíamos pensar es en el trabajo. Los factores relacionados con el trabajo son los mayores pronosticadores de burnout. 

En concreto, hay seis factores que predominan. El primero es el número de horas trabajadas. Una media de 47 horas semanales, y los asalariados más de 50 horas. Aun asumiendo que no hay otros factores estresantes en el trabajo, y que te encante lo que haces, trabajar tantas horas puede hacer que corras el riesgo de sufrir agotamiento. Un factor relacionado es la cantidad de responsabilidad que tienes. Pero el nivel de responsabilidad puede afectar a las personas de forma diferente. Tendrás que fijarte en todas tus tareas y además en tu percepción sobre lo que tienes que hacer. En general, en los lugares de trabajo modernos, la cantidad de responsabilidad de cada nivel ha ido aumentando. 

Otro factor es la posibilidad siempre presente de tener relaciones profesionales negativas. Ya sea con tus compañeros o tu jefe, pueden perjudicarte mentalmente y aumentar ya sea con tus compañeros o tu jefe, pueden perjudicarte mentalmente y aumentar las probabilidades de burnout. Pero incluso aunque tengas relaciones laborales positivas, hay otros aspectos del trabajo que pueden tener gran impacto en tu estado mental. Por ejemplo, la falta de control. A los profesionales les gusta tener control sobre su trabajo. Quieren contribuir a tomar las decisiones que les afecten. Sin embargo, para mucha gente, la combinación de micromanagers y ambientes de trabajo burocráticos deja poco espacio para pensar de forma autónoma. El resultado puede ser una mayor probabilidad de sufrir burnout. 

Una idea relacionada son las expectativas confusas. Aun en un ambiente laboral positivo, es posible que la gente sufra ambigüedad, objetivos mal definidos y expectativas confusas. Dependerá de ti aclararlas o podrás sufrir burnout en el futuro. He dejado lo más importante para el final. Es el tema de la idoneidad laboral, o como se alinean tus deberes  laborales con tus habilidades e intereses. Imagina un joven que se dedica a la contabilidad solo porque su familia se lo dijo. En realidad lo que le gusta es la publicidad, el espíritu emprendedor, el arte, y no es feliz en el trabajo. Va a tener un problema con la idoneidad, y a largo plazo, va a ser probable que sufra burnout. Este es mi consejo: cada mes, al menos durante 10 o 15 minutos, siéntate en un lugar tranquilo y piensa sobre tu trabajo. Piensa honestamente sobre como estás trabajando, tus responsabilidades, y cualquier relación negativa que experimentas, tu nivel de control y claridad y tu idoneidad para el trabajo. Está tarea mental y sincera es el primer paso hacia una conversación fundamental, para elaborar un plan de cambio de tu trabajo o tu vocación, que te sientas bien y evites el burnout.

Causas relacionadas con la vida personal

Aunque las causas laborales son las mayores razones de sufrir agotamiento, hay algunas otras. La siguiente categoría que tenemos que considerar son las causas relacionadas con la vida. Son principalmente dos cosas. La calidad de tus relaciones y la fuerza de tu identidad no laboral. Primero, cualquier persona casada o en una relación debería ser clara con los temas básicos que sabemos que siempre perjudican las relaciones. Son la intimidad, el dinero y los hijos, con el tema dominante de la comunicación, porque es la habilidad que te permite afrontar bien los otros temas. Hay expertos en cada una de estas áreas que sugieren que hay respuestas correctas sobre cómo se deberían comportar las parejas,  lidiar con su economía y cómo deberían criar a sus hijos. Sin embargo, no son perspectivas muy útiles. Lo que sugieren los mejores expertos es que la clave es coincidir en qué funciona para los dos cómo pareja, en qué creen los dos. No tienen que coincidir en todo, pero deberían hacerlo en la mayoría de los aspectos. Para eso, las habilidades comunicativas son de vital importancia. Vamos a ver el dinero. Piensa en las preguntas que todas las parejas tienen que responder. ¿Cuánto deberíamos ahorrar? ¿Qué sueldo necesitamos? ¿Cuándo debería hablar con mi pareja antes de gastar dinero?  No hay respuestas perfectas. Las respuestas perfectas serán aquellas en las que los dos coinciden. Ya sean la intimidad, el dinero o los hijos, todos tienen un problema similar.  ¿Sabem comunicarse y coinciden en sus opiniones? Si lo hacen, cuentan con el apoyo del otro y no corren el riesgo de sufrir burnout. 

Por otro lado, si no coinciden en cualquiera de estos temas, las conductas de apoyo se hacen más débiles, se abre una brecha entre los dos y es probable que sufran burnout en el trabajo o en casa. 

La segunda categoría es tu identidad no laboral. Por el día puedes ser contable o ingeniero, o incluso jefe, pero fuera del trabajo, es muy sano que tengas otras identidades. Tu bienestar mental será consecuencia de lo fuerte que sea tu identidad. Si solo tienes una identidad principal y es la laboral, y las cosas no van muy bien, es probable que sufras burnout. Sí sin embargo, pasas tiempo intentando desarrollar una fuerte identidad cómo padre, pareja, voluntario o entrenador, te dolerá menos que una identidad se vea amenazada. Por eso las aficiones son tan importantes. 

Fuera del trabajo, ¿Qué te apasiona? Ya sea el deporte, la fotografía o la jardinería,  son útiles cómo cobertura para cuando otra identidad se vea amenazada. Tu identidad profesional es muy importante, pero la gente más sana no deja que sea todo lo que los define. Empieza a trabajar con algunas de estas ideas para que puedas desarrollar múltiples identidades. Eso te alejará del burnout. 

Causas relacionadas con la salud

La última categoría de cosas que contribuyen al burnout se relaciona con la salud. Tendremos que hablar de la alimentación, el ejercicio y dormir. Si te interesa, hay muchos recursos, blogs y libros, así cómo asesores para cada una de estas áreas, pero para empezar, veamos la principal razón de que sean importantes para tu bienestar y como pueder ir por delante. Vamos a ver la alimentación. La mayoría de médicos y nutricionistas concuerdan en que no se trata de estar a dieta,  y no tienes que comer de forma perfecta. Simplemente tienes que saber y respetar un pequeño número de ideas básicas, que son las siguientes:

Come comida real sin procesar

 la cocines vos o no, en vez de comida procesada, sobre todo de restaurantes de comida rápida y algunos supermercados.

Dieta equilibrada

 Comiendo un poco de todo e intentando limitar las grasas saturadas. 

Tentempiés

 Cuando tomes algo entre horas, toma verduras y fruta en vez de productos con mucho azúcar procesado. 

Limita las indulgencias

 Intenta limitar los premios o permitidos, me refiero a los dulces, los postres y el alcohol. Si los consumes en pequeñas cantidades, no pasa nada. Solo son un problema cuando lo haces en grandes cantidades y de forma frecuente. 

Toma raciones razonables

 Cuando te sientes a comer, no comas de más. 

Estos son consejos sencillos para alguien que quiera perder unos kilos. Come lo suficiente para quedar satisfecho, pero no muy lleno. Todo esto va siendo más sencillo cuanta más comida sana comas en vez de procesada. Si quieres tomar más decisiones por motivos personales o morales, por ejemplo, los vegetarianos que deciden no comer carne, está bien, pero en general, siguiendo las reglas que te dije, la salud ya mejora. 

Actividad física

Vamos a ver el ejercicio,  para la mayoría de personas estar ocupados se convierte en una excusa para no hacer nada de deporte. Según una investigación del centro para el control y prevención de enfermedades, alrededor del 20 por ciento de los estadounidenses cumplen el mínimo de la recomendación establecidas por el gobierno y las organizaciones de la salud, que es solo dos o más horas de ejercicio moderado a la semana. Eso es todo. Si en tu caso no conseguis dos horas de tu tiempo a la semana para hacer ejercicio es que tenés una mala gestión del tiempo. 

Descansar

En cuanto a dormir, la situación es similar. Los expertos indican que un adulto necesita de siete a nueve horas cada noche, pero la media de los adultos duermen menos de siete horas, y cómo el ejercicio, esto es algo que elegimos. Tiene que cambiar. No hay un nivel de ocupación que haga que sea imposible hacer deporte, y no hay programas de televisión o un trabajo tan importante cómo para impedir que durmamos lo recomendado. 

Hay dos maneras de ser más productivo, usa el “sistema compañero”, toma poco alcohol, solo una noche de cada fin de semana. Toma postre en ocasiones especiales dos o tres veces al mes. Establece una regla y síguela. En cuanto al ejercicio, caminar algunos kilómetros tres veces por semana. Es algo factible para cualquier persona, y los médicos dicen que ayuda mucho. Y recurre a un amigo. Si compartes el reto y la diversión, cuanto más lo compartas, más rápido irá todo, y entonces será el momento de ir más allá.  No tienes que tratar de ser un gurú del deporte, solo identifica un paso positivo y conviértelo en hábito. 

Las indulgencias y el plan

Para hacer un reinicio y volver a empezar, esperarás que te aconseje hacer un esfuerzo muy grande para superar los problemas que hemos visto. Lo mejor es empezar con pequeños cambios, para crear pequeños logros y crear impulso. Pero vamos a ver otra cosa. Antes de empezar una serie de cambios, primero tienes que hacer una pausa y pensar sobre tu situación. Después tendrás que planear el tiempo. Vamos a ver la primera parte: 

La pausa

Es un periodo de indulgencia, no más de dos o tres días. Estos días tendrás que concentrarte en dos cosas. Primero reflexiona sobre los dos últimos años y piensa en decisiones importantes, proyectos y conductas que hayan contribuido a que tuvieras estrés o problemas de salud. Intenta ser específico y escribir notas. Después piensa en las indulgencias que te permitiste, los alimentos que esos años tomaste de más. Podrían ser hamburguesas, cerveza, chocolate. Esto es simbólico. No te atiborres con estas indulgencias. Podrías por ejemplo tomar una última cerveza y pensar: “No voy a tomar otra en siete días” o “No voy a volver a hacerlo hasta que camine 15 kilómetros en una semana”. 

Tener un plan, es el momento de pensar en conductas sospechosas, es uno o dos hábitos que quieras dejar. Específicamente, estamos hablando de pequeños pasos para el trabajo, la vida y la salud. Vete por tu calendario. Es el momento de escribir. Piensa en la semana uno, y los meses uno, dos y tres. Ya sean horas trabajadas, lo que comes, cuándo vas a dormir o mejorar una relación, tienes que definir un objetivo que quieras alcanzar. Anótalo en el calendario. Al final del mes tres, escribe “evaluación trimestral”. Tendrás que pensar qué va bien y puedes seguir haciendo y qué va mal y tenes que mejorar. Entonces podes reestructurar tus objetivos y prepararte para atacar el siguiente trimestre. Mejorar tu vida para evitar el burnout no es complicado. 

Hazlo público y recurre a un amigo

Si has sido tan valiente como para aceptar que el estrés es un problema y el burnout puede acecharte, y has decidido trabajar en un plan de mejora, entonces también serás lo suficientemente valiente como para compartirlo. 

Te animo a hacer lo que yo llamo hacerlo público. Comparte tu plan con al menos un amigo cercano, y si es posible, encuentra un amigo o ser querido que quiera colaborar contigo y apoyarte mientras trabaja en su propio plan de mejora. 

Solo necesitas una persona. Podría ser un compañero cercano, un amigo o tu pareja. Dile por qué haces esto. Sé sincero y comparte casi todos los detalles de cómo descubriste que puedes enfrentarte al burnout. Describe tus objetivos e incluso muéstrale tu calendario. Esto funciona porque es una motivación añadida tener a alguien que sepa en qué te estás centrando. Tendrás una obligación, una especie de contrato. Si dices que vas a hacer algo, necesitas algún tipo de presión para progresar. Además, dale permiso para hablar sobre eso al menos una vez por semana. Concreten cómo se dará esa conversación. 

Lo mejor es que uses un medio que lleve a obtener resultados, como el teléfono, el video o hacerlo en persona. Las demás formas de comunicación hacen demasiado fácil el restarle importancia al mensaje. La siguiente tarea puede ser la que marque la diferencia en mucha gente. Es encontrar una persona dispuesta a implementar su plan mientras tú implementas el tuyo. Así tienen una responsabilidad mutua. Ya sea elaborar un plan para escapar del burnout o para perder unos kilos, tener un compañero te ayuda a mantenerte motivado. Por ejemplo, céntrense en mejorar su productividad y reduzcan unas horas de trabajo. Pueden verse dos veces por semana, a una hora razonable, en un lugar designado para caminar o correr. Es un buen motivo para salir a tiempo de la oficina.

 Hay varios enfoques creativos como este que hacen que tengas más éxito. Tienes que tener un plan, pero gana ventajas compartiéndolo con alguien en quien confíes que te impulse un poco, y considera contar con él para que mejore contigo. Con este esfuerzo en equipo, pronto te olvidarás del burnout y te sentirás otra vez motivado. 

Otra cosa antes de empezar. Piensa en tu instinto. Estamos hablando de burnout y cómo volver a impulsarse. antes de elaborar un plan piensa, ¿cómo de mala es tu situación? No importa la causa. 

Demasiado trabajo, un mal jefe, no dormir, problemas en casa, o lo que sea. ¿Cómo es tu situación? Con todas las variables en juego, a veces podrás solucionar la situación, pero otras no. 

Para la mayoría, seguir un enfoque sencillo como el que hemos visto los ayudará a seguir. Si no estás seguro porque dudas de tu capacidad para cambiar ciertas variables, por ejemplo tu jefe, o si por tus estados mental y físico crees que es imposible volver a impulsarte, tienes que hacer algo que es difícil para muchos, pedir ayuda. [3]

[1] Grisolia, J. (2016, 22 agosto). Un poco de historia sobre el burnout, nuevo 2016. Un poco de historia sobre el burnout. http://revista-ideides.com/un-poco-de-historia-sobre-el-burnout-nuevo-2016/#:%7E:text=%5B2%5D%20El%20s%C3%ADndrome%20de%20Burnout,que%20llevan%20a%20la%20muerte.

[2] Gallup, Inc. (2021, 14 enero). The «40-Hour» Workweek Is Actually Longer — by Seven Hours. Gallup.com. https://news.gallup.com/poll/175286/hour-workweek-actually-longer-seven-hours.aspx

[3] Dewett, T. (2017, 29 marzo). Evita el burnout en el trabajo – Trucos de gestión empresarial. LinkedIn. https://es.linkedin.com/learning/trucos-de-gestion-empresarial/evita-el-burnout-en-el-trabajo

También puede interesarte:

Tipos de crecimiento personal

Cuando hablamos de ello, sirve de guía para nuestra vida en general, el plantearnos nuestras metas, cómo alcanzarlas, que habilidades se necesitan y que hábitos necesitamos desarrollar. Esto influirá en áreas como nuestra carrera, educación, relaciones y superación personal. Por tanto, esto conectará todos los aspectos de nuestra vida para que se enlacen en armonía.
Cuando tenemos definido nuestro futuro obtenemos grandes beneficios ya que tenemos el control de nuestra vida y eso va a influir las decisiones que tomamos en el día a día. Ya que no podremos perdernos actuaremos en consecuencia de nuestro plan de crecimiento personal y buscaremos la manera de que esas decisiones nos lleven a nuestras metas. Le estaremos dando significado a nuestra vida y estaremos evitando grandes dosis de estrés e incertidumbre.

Leer más »

Señales de lo que lees no sirve a tu crecimiento personal

¿Eres un adicto al desarrollo personal? ¿Navega por la web en busca de su próximo subidón, el subsiguiente weblog con el último giro o la subsiguiente solución a sus necesidades de mejora privada?

Hay mucho para elegir. Quizás muchos miles de blogs que tratan sobre algún tema de superación personal llenen la blogósfera. Muchos serán abandonados al renunciar a su primer año. Muchos extras los cambiarán solo para perderse de vista en el camino de su carrera inaugural.

Leer más »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

✅ Recibe bonificaciones y todas las novedades del blog de Probe & Improve 😎